WOMEN'S EXPERIENCES

PATRICIA, PERU

My name is Patricia, I am 33 years old and I am from Peru. When I was 18, I became pregnant from my boyfriend. Most of the time we used a condom but on occasion we had unprotected sex. It was on one of those occasions when, for some reason, I was very nervous afterwards. I decided to buy the morning-after pill. I took it about 24 hours later. When my period never came, I took a home pregnancy test. It was positive.

In Peru, abortion is only legal when the mother’s life is at risk. In Peru, reproductive and sexual education is almost non-existent. Much less at the conservative Catholic all-girls school I went to. As a whole, Peruvian society treats the subject with silence and shame, so I felt like I had no one to turn to. I did not know what to do.

Although I had been sexually active since the age of 16, I had never been to the gynecologist until that day, nor did I have a trusted doctor to talk to. I was in college and I was not working yet. My boyfriend was studying and working at the time. At first, we did not even consider interrupting the pregnancy. We discussed money issues, explored job possibilities, tried to figure out how to tell our families and even discussed whether we should continue or stop our studies. We knew that we wanted to be together, and although neither of us said it out loud, it was evident that we did not want to have a baby at that moment. We did not want to. We couldn’t.

After a few days, he came to my house and said, "there are these pills…” He did not have much information about them, but he had found out that with these pills the problem could be “solved.” First, he said that by taking 60 birth control pills at the same time, I could force the period to come and terminate the pregnancy. Only later I found out that this was false and potentially dangerous. Fortunately, I refused to try this "method." Then, he was told about Misoprostol. To this day, I do not know who he was talking to, if it was friends or colleagues from work, or if he was simply searching for the information on the internet.

I was so scared that I was paralysed and I was not able to do my own research, to ask, to express. Although it was about me, about my body, my future, I could not react or make rational decisions for my health. I agreed to take the Misoprostol. We went through several pharmacies until we found one that sold us the pills without a prescription. I took two pills orally, and I put two inside my vagina. Wrong. Now I know that this is not how Misoprostol should be used. But that is how my boyfriend was told it should be used, and I did not have the strength to ask questions.

I bled, but not much. I had almost no pain. I knew it had not worked. After a few days, I took a blood test. Positive. Again. Not even at that point was I able to talk to a doctor, a gynecologist or any other adult. I felt like a criminal, and I was completely alone, living this experience in a society that, to this day, blames women who interrupt their pregnancies. This leads us into hiding, to misinformation, risk, insecurity and even death. I thought that after using the pills and after bleeding, the fetus would be deformed, I had caused it enormous damage and I could not continue with the pregnancy. Although I did not have any information confirming that this was true. I still did not have the courage to talk to anyone, to consult anyone.

The feelings of guilt, crime and sin were devastating. I asked my boyfriend to find a doctor. He found one and we went to see him. Apparently, he was a gynecologist who performed clandestine abortions at his home. I did not know where this doctor came from. I did not ask. The guy was kind, but completely lacking empathy. He did not ask questions. We discussed the price. We chose the date.

On the agreed day, we arrived at his house to start the procedure. He did not tell me what I was going to experience or what was going to happen. We started. I think he scraped my insides with different tools. I think. I cannot be sure. He gave me anesthetic injections, but still I felt a lot of pain. I cried during the whole procedure. I was in a panic. I remember that the doctor was laughing a lot.

When we finished, I went home to rest. The first day nothing happened, I almost did not feel anything, physically or emotionally. The second day I began to have a lot of pain in my uterus. I was breaking inside. The pain continued to increase. The third day I thought I was not going to make it. The pain was so intense, so deep and unbearable that I could not move from my bed. I could not eat. I could not do anything. My boyfriend took me again to the doctor that had interrupted the pregnancy. The doctor said it was normal to feel some pain and recommended that I take Buscapina, a pill used mainly to treat stomach and abdominal pain. I remember that he laughed a lot and I remember his lack of empathy.

On the fourth day, and after taking infinite Buscapinas, which did not help at all, I could not put up with the pain anymore. I almost could not breathe. My boyfriend decided to tell my mother what was happening and they took me to the hospital. I am lucky to have been able to access a private hospital, where they examined me and took care of me for two days until the pain passed. After several tests they confirmed that my uterus was damaged but not perforated. Thankfully, it was going to be fine and I would be able to have children in the future.

The majority of Peruvian women who suffer complications after having clandestine abortions cannot access private hospitals or quality doctors. Half of the women who die from these complications are teenagers. Peru still does not have a special program of comprehensive sexual education, nor are there strategies to work on this issue between teachers and students. The termination of pregnancy remains illegal in cases of rape and incest.

 

The criminalisation of abortion generates social and legal burdens that do not solve the serious problem of clandestine and insecure abortion. It does not stop women from deciding to interrupt an unwanted pregnancy.

 

The criminalisation of abortion is an indicator of inequality, discrimination against women and gender stereotypes. It is denying women basic rights to physical and mental health, and the right to decide over their own bodies.

ANONYMOUS, PERU

¡Hola!
Quizás hayas llegado a estas líneas de casualidad, quizás tienes a alguien cercano que haya pasado por esto o quizás al igual que yo viviste esta experiencia que no es fácil contar. Si vas a continuar leyendo entenderé que quizás no comprendas el por qué y mucho menos pensaría en hacerte cambiar de opinión; solo pido respeto y aunque te cueste ponerte en mis zapatos… juguemos a no juzgarnos ☺

Seré concisa y no detallista, aunque te contaría cada centímetro de la historia, pero no quiero aburrirte.

 

A mis 31 años tenía una vida muy normal, algo loca y divertida. Salí de fiesta con algunas de mis amigas y en un abrir y cerrar de ojos tenía a un chico que se había flechado de mí, me sacó a bailar y estuvimos toda la noche juntos. Tragos van y vienen, no fue forzada la sacada de número y adiós nos vemos. Al día siguiente quedamos en vernos y pasó lo que pasa cuando las hormonas andan revueltas. Usé condón y para mi mala suerte (porque eso si se llama mala suerte), el condón se quedó dentro mío, tomé la pastilla del día siguiente (irresponsable yo porque la tomé un día después) y ya había pasado mucho tiempo, claramente no hizo efecto.. y pasó lo que pasa cuando las hormonas terminan de bailar. Sí, quedé embarazada.

 

Algo en mí sabía que lo estaba y aunque mi sexto sentido no me falló, opté por hacerme la prueba de sangre y el resultado fue positivo. ¿Y qué pasó? Me fui a la misma mierda y no entendía que había hecho para “merecer esto” ¿Qué sentí? miedo, culpa, cólera, angustia, terror, depresión, llanto, impotencia, poco entendimiento, mucha comprensión (contradicciones de las personas a las que recurrí), confusión y podría seguir pero prometí ser concisa. En resumen mi primer pensamiento fue: no lo voy a tener. Claro y no voy a tener un hijo que no quiero tener con una persona que ni conozco (hasta el día de hoy no se bien si es José, Jorge o Javier…menos el apellido). Y bueno NO es NO y esa era mi decisión.

 

Llamé llorando a mi psicóloga y muy pero muy amorosa me dijo que iría a mi casa para verme. Claramente no pude pararme de mi cama por 3 días de la depresión que tenía. Hablamos de todo y de nada, al fin y al cabo ella estaba ahí para que yo misma tomara la decisión y no persuadió en nada. Muy cercana y dulce como es ella, me hizo sentir paz y teniendo con claridad el panorama decidí abortar.

Ya quiero terminar de contar, pero a veces no se pueden omitir detalles. En fin, manos a la obra, contactos, llamadas y la cita confirmada. Gracias al universo que pude contactarme con un profesional que “clandestinamente” ya había procedido en ocasiones anteriores con prácticas similares lo cual me dio seguridad. Dinero en mano, putamadre cochino dinero, y en 321 había perdido el conocimiento y el timón de la situación. Minutos más tarde, despierto hablando tonterías, sintiéndome rara y a la vez con una paz mental que la culpa se puede ir a la mierda. No fui sola, agradezco el apoyo de esa amiga incondicional que me llevó de la mano y se mamó todo conmigo.




 

Tuve terapia post aborto, pude sobrellevar el tema y sigo haciéndolo en mi día a día. A veces me acuerdo y digo que hubiese pasado si.. A veces escucho a personas horrorizarse, a veces apoyan a veces no y quiero meterme a opinar, pero callo por el que dirán y porque soy reservada y si quiero defender este derecho lo haré poco a poco con quién yo considere quiero que se entere. De todos modos, aquí un poco de protesta en estas líneas. Que sí, que en mi caso fui irresponsable, que nunca me imaginé que esto pasaría, que quizás sea un ser que vivió lo que vivió para que tanto él como yo aprendiéramos algo, que aprendí mi lección, que dejé de juzgar a las personas que habían pasado lo mismo que yo, que es un derecho, que puedes opinar pero respétame, que antes de hablar ponte en mi lugar y sobretodo agradezco tu opinión pero yo decido que hacer con mi cuerpo y con mi vida.

 

Hoy por hoy a mis 33 años tuve que invertir en un un método muy caro anticonceptivo porque ya estoy curada de esta situación. Ahora si quisiera salir embarazada será con mucha responsabilidad de por medio aceptando todas las consecuencias de mis actos.

Descubrí una parte muy vulnerable de mí y pude sobrellevarlo, entendí que tenía que ser asertiva con los demás y conmigo misma, así que no tengas miedo en luchar por lo que quieres, sientes, haciendo respetar tus derechos en el día a día.

ANONYMOUS, BARRIO DE LA BOCA, ARGENTINA

Mi horrorifica historia comenzo en el mes de agosto del 2015 , tuve un retrazo , me hize un test de embarazo en el baño de un trabajo de mala muerte (TALLER TEXTIL CLANDESTINO)  que tenia en ese momento , Me dio positivo(PENSE QUE ME MORIA)le comente  a mi encargada que me retiraba porque que estaba embarazada ella contenta me dijo "FELICITACIONES" a lo que le respondi "FELICITACIONES NADA!!" y me dijo "NO HAGAS LOCURAS , NI SE TE OCURRA" no le conteste nada(SOLO QUERIA ABORTAR Y YA ) y me fui corriendo sin rumbo fijo(PORQUE LA REALIDAD ES QUE NO SABIA A QUIEN RECURRIR NI A DONDE IR).  

La mejor amiga de mi mama es ginecologa y obstetra(JUBILADA)la fui a buscar a la casa(PARA QUE ME DE INFO SOBRE EL ABORTO) le mintio al marido diciendo que salia de compras (SEGUN ELLA NO PODIA DECIRLE AL MARIADO QUE SE VEIA CONMIGO PARA CHARLAR SOBRE LAS OPCIONES SOBRE EL ABORTO)No pudo ayudarme mucho porque le daba miedo involucrarse en esto solo me dijo el nombre las pastillas  "misoprostol " , no me dijo ni la cantidad ni como colocarlas ni nada,Desesperada llame a mi mama(RELIGION EVANGELICA) le conte la verdad y le dije que no queria tenerlo a lo que me contesto yo te acompaño hija fue aliviO instantaneo saber que contaba con el apoyo de mi mama . 

A todo esto me comunique con mi pajera de ese momento que estaba embarazada a el contento re queria ser padre , el ya era padre de facuando(3años) a lo cual no lo podia ver por que nunca se hizo cargo de el . Le dije que no lo iba a tener se puso como loco a los gritos discutimos. Como el era una persona que no tenia trabajo solo se dedicaba a estar en una esquina en la calle con amigos , vicios y malas mañanas conocia mucha gente y  me pudo conseguir las pastillas me trajo solo una ($800 C/U) me la puse como pude sin saber como se usaban realmente, leei en internet que no era solo una sino era 4.Empeze con perdidas me asuste llamamos a la amiga gineco de mi mama me dijo que era normal a todo esto me tomo 6  dias en conseguir ayuda sobre este tema , lo logre y pude conseguir a un grupo en LUGANO llamada "la mestiza" me orientaron bastante y me dijieron que eran 12 pastillas a lo cual yo solo me coloque 4 y encima una se me habia salido en el medio de las perdidas, ya estaba entrado en la semana 12! me dijieron que valla urgente al hospital hacerme una ecografia para ver si seguia embarazada o no , conseguimos por medio de mi mama que me hagan una gratis en un hospital de la matanza , le dije al doctor que estaba embarazada y que solo tuve perdidas y me pregunto si trate de  interrumpir el embarazo a lo que le dije que si porque no se mentir y menos cuando estoy asustada , a lo que el me respondio ESTOY HARTO DE HACERME CARGO DE LAS CAGADAS QUE SE MANDAN! , me hizo la ecografia y  me psicologiaba para que lo tenga me dijo " POR SUERTE ESTA SANO" y me subia los latidos para que los escuche , yo le pedia por favor que no queria escucharlos a el no le importo y seguia insistiendo , estaba acompañada de mi papa en ese momento me hizo levantar porque estaba muy denso nos siguio por todo el hospital con la ecografia en la mano diciendo que el me ayudaba a tenerlo . Ya no tenia tiempo para volver hacer lo de las pastillas habia que recurrir a lo ultimo "EL LEGRADO"  mi hermano me paso un contacto de un doctor super TOP que tenia un piso en pleno barrio de recoleta donde  te lo hacia y obviamente fue lo mas caro de lo mas carooo($18000) una locura una amiga me los presto . Tuve que ir un dia antes al departamentoa que me coloquen una pastilla que lo que hacia era dilatar la zona y preparar mi cuerpo para el legrado , llego el dia , entre a la sala una sala fria vacia solo con una camilla y como una especia de pozo abajo de la camilla , me durmieron me hizieron el legrado me desperte y estaba en un sillon con mi mama al lado , le pregunte entre dormida por la anestecia , ma ya esta? si hija ya paso todo . Me tuve que quedar una hora maso menos para que se me pase el efecto de la anestecia porque el doctor decia que no me podian ver salir en  ese estado de su departamento, me reincorpore y volvi a mi trabajo mis copañeras que se terminaron de enterar porque mi encargada , le conto lo que hize me ignoraban me trataban mal fue horrible! . Ese fue el fin de mi horrorifica historia  hay muchas  cosas que no entre en detalle , mientras lo redacto me quebre y llore una vez pero llore por inpotencia no por tristeza impotencia de lo mal que me trato la gente impotencia de que como yo hay miles de chicas que no tienen dinero,informacion ni los recursos para poder hacerse un aborto sin correr ningun riesgo , Comparto esta expericia para concitizar a la gente que te da la espalda en un  momento tan dificial que te juzga por el solo echo de decidir que hacer con tu cuerpo.  Hoy 02 de octubre del 2018 me pone feliz ver a la gente con un destintivo color VERDE me siento acopañada tambien me da fe de que si alguna chica le pasa lo mismo que ami y sale corriendo sin rubo puede hacercarse a la persona que tiene el hermoso pañuelo verde y obtener algun tipo de ayuda . 

  • SHOVETHEMOVIE
  • SHOVETHEMOVIE
  • SHOVETHEMOVIE